18 de febrero de 2010

La profundidad de la piel

"Sentir es pensar sin ideas, y por eso sentir es comprender"
(Alejandro Pessoa, poeta portugués, 1888-1935)

Es la piel y su historia tramada de instantes un sentir que prioriza el tacto
como instrumento de percepción inmediata, real, propia y única.

Dibujándo geografías corporales, conectándo estados, creando vastos paisajes,
atendiendo al clima que nutre o erosiona la superficie,
el tacto en interacción permanente con su entorno inmediato,
siembra y cosecha lo definido y lo imaginado. Tiempo.

En la profundidad de la piel, la memoria original, símbolo de morada.
Espacio sagrado, amado, respetado y venerado. Espacio olvidado, aprisionado, silenciado y negado.
Aliento universal sometido al crecimiento, al movimiento, a la creación y recreación de la existencia.
Es la vida lo profundo, es tu piel junto a mi piel, la memoria del mundo.