16 de enero de 2011

Brahma Rasayana - Rejuvenecimiento de la Mente.

Una de las prácticas más saludables y esenciales dentro del Ayurveda, es la limpieza, purificación y tonificación de la mente. La dieta, el ejercicio y el sueño constituyen los pilares de la salud física. Cuidar el cuerpo, llenarlo del alimento necesario, otorgarle la capacidad de moverse, alinearse, de encontrar su ritmo y ajuste a través del ejercicio y descansar las horas precisas para renovarlo y activarlo adecuadamente es tan importante como dedicarse a instalar en la mente un tiempo de serenidad, integración y equilibrio con la vida toda. En un cuerpo desvitalizado y estresado habita una mente de iguales condiciones, ya que el cuerpo es el guardián de los pensamientos, sentimientos y actitudes que lo habitan.

Retirarse del mundo para volver a nacer en él desde lo profundo. Un tiempo de conexión con la vida, con la naturaleza y con nosotros mismos. Un tiempo, sin tiempo.

Para esto es necesario buscar un sitio en la naturaleza y comenzar a estar con nosotros mismos en soledad. Prescindiendo de los estímulos externos, eliminando las exigencias, los deberes, las distracciones de la mente. Lo recomendable es permanecer en éste estado de una a cuatro semanas (1), empezando por un periodo corto para ir, progresivamente a través de su práctica, aumentándolo. El silencio es el camino para la limpieza de la mente. Meditar en silencio, realizar rituales propios de conexión con la naturaleza, de observar y vivirla plenamente, sintiendo en cada poro de la piel su presencia, uniéndose en cada latido, en cada mirada. Respirando su aliento.

Algunas prácticas necesarias durante el Brahma Rasayana

- Recitar mantras como el OM, primero en voz alta para después ir silenciándolo hasta que sólo quede en el interior de la mente.

- Realizar PRANAYAMA (3), para conectar con la fuerza vital de la naturaleza, abriendo las capas más profundas de la mente, creando un estado de curación natural.

- Comer adecuadamente, realizando una dieta sáttvica (2), equilibrada y nutritiva.

- Mantener el fuego digestivo/Agni alto a través de especias como el jengibre, canela, cardamomo, hinojo y cálamo aromático.

- No realizar actividad física, sólo caminatas cortas. Conectarse con el entorno, la naturaleza. Practicar la abstinencia sexual.

- Lo ideal sería dormir lo menos posible, entre las 12 am y las 4 am o entre la caída del sol y la medianoche. Instalando un ritmo de meditación a las 4 am, al amanecer, al mediodía y al anochecer. Meditar es contemplar, vaciar la mente, y todos poseemos esa sabiduría, esa capacidad, sólo hay que motivarla.

- Masajear los pies y la cabeza con aceite brahmi.

- También se puede preparar una mezcla a razón de 2 cdas/ taza, mezclando: cuatro partes de gotu kola churnam (centella asiática, en polvo) + una parte de ashwagandha (withania somnifera) + una parte de regaliz (glycyrrhiza glabra), en agua o en leche con una cucharadita de ghee.

Teniendo muy presente que la estancia del brahma rasayana es, por sobretodos las cosas, un tiempo de sabiduría propia, de encuentro con la capacidad más íntegra del ser humano: ser testigo de su propia vida.

(1) También se puede establecer un período de 28 días, considerando las fases de la Luna. La mejor época del año es el solsticio de invierno.

(2) Dieta sáttvica (Sattva/equilibrio), a base de cereales integrales, frutas, vegetales, nueces, lácteos, ghee. Eliminando el azúcar, alimentos agrios o salados, astringentes o amargos, los estimulantes como el té, café o mate. El tabaco, alcohol y drogas.

(3) Ejercicio de respiración.